De los “vientos de cambio” se pasó a un temporal en Echagüe

Echagüe cayó anoche en Rosario ante Sportivo América por 72 a 65. Jugó espantoso ante un adversario que el 27/10 en el mismo estadio lo superó por 71-62, y al cual venció el 19 de noviembre en el “Butta” por 84 a 81. El novel y muy austero como limitado elenco rosarino termina dejando a los paranaenses hundidos en la tabla de posiciones, hoy en el puesto 12 de la Conferencia Norte, pero con 2 juegos más que Lactear Tiro Federal y Oberá TC. Si hubiera Descenso al Torneo Federal, el AEC sería firme candidato.

 

A fin del 2018 intentamos tímidamente hablar “en positivo” sobre Echagüe. Pese a que evitamos dolores de cabeza, ahondar decepciones, desilusiones, optando por no cubrir la Campaña 2018/19 en Liga Argentina de Basquetbol, redactamos unas líneas refiriéndonos a una saludable tendencia dirigencial en cuanto a no perder tiempos con el nivel de los extranjeros.

Llegaba Eric Frederick se iba David Sheppard, confirmándose al muy positivo Travele Jones. De repente, sin aclaraciones, sin declaraciones justificatorias de algunas de las partes, y con tan solo un “por cuestiones personales”, Travele Jones dejó el equipo de Daniel Beltramo.

 

Sí… Uno de los mejores extranjeros llegados en las últimas temporadas pasó fugazmente por la Liga Argentina de Basquetbol. Mostró sus cualidades, demostró que puede rendir satisfactoriamente y partió para ¿Estados Unidos…?

Llegó Frederick y confirmó las presunciones acerca de sus escasos antecedentes en México, Canadá, Arabia Saudita y Ecuador.

 

Sin compañero de fórmula extranjera, Frederick ratificó que posee buena saltabilidad y tiempo para la captura de rebotes, astuto para ponerse ancho en el poste bajo, sutil para medir espacios y ángulos en la resolución, correcto tiro externo, muy seguro a la hora de resolver acciones junto al cesto, gran sagacidad para revertir la bola, y no tiene dificultades en salir jugando él como si fuera un base.

Ahora, en defensa, exhibe el mismo Talón de Aquiles de sus compatriotas: si no tiene destacada participación en la ofensiva, cuando vuelve al canasto no luce su mayor predisposición para defender y cuida al extremo su casillero de faltas.

 

Obviamente, sin otro foráneo y sin Franco Barroso (otra vez lesionado… y van…) Frederick anoche debía cuidarse más que nunca de evitar faltas que lo pudiesen comprometer y perjudicar aún más a su diezmado grupo.

Merece agregarse que en los escasas contextos de protección del aro propio, se lo nota ágil, sin dificultad de coordinación psicomotriz y mientras haya sólidos Box Out se esfuerza en los rebotes para intentar salidas rápidas.

 

El punto crucial es que a Echagüe le cuesta horrores defender, y más aún situaciones simples. Sportivo América no le ganó con descollantes producciones individuales y menos todavía con un compacto funcionamiento colectivo. Lo superó con más sabiduría para aprovechar las manos oportunas y con un planteo defensivo, por lapsos, brillante.

Por lo tanto, si los “Verdes” lanzaron con un 42 % de Campo, un 51 % de Dos, un 13 % de Tres, bastaba con exigir un poco más la primera línea, evitar incursiones letales bajo la canasta y sobre todo frenar el acceso a rebotes ofensivos.

 

Echagüe no solo que JUEGA A NADA, sino que defiende espantoso, y su head coach es uno de los entrenadores más sapientes del mercado en el aspecto defensivo, como es uno de los apóstoles más fervientes del VE.DI.ME. (Velocidad-Dinámica-Mecanizada).

Si viese un juego de Echagüe el Maestro Antonio Manno, vuelve del Cielo y le da unos fuertes coscorrones a su discípulo.

 

Y acá no hablamos de lo actitudinal, de no poner eso que debe ponerse cuando salen mal las cosas… Acá está claro que sin plantel completo no se puede hacer magia, pero sin equipo íntegro al menos se puede apelar a que funcione el laboratorio y buscar opciones con lo que hay, en especial -EN UNA TEMPORADA SIN DESCENSOS- otorgarles confianza a que los pibes se vayan curtiendo.

Beltramo, pareciera, que quiere morir con sus Mayores, y ellos generan la inequívoca sensación que están jugando “sus” partidos, como mostrando lo que OFENSIVAMENTE pueden brindar, pensando en un mejor contrato para la temporada que viene.

 

Echagüe no tiene líder. Podría ser Frederick, pero no le dan la pelota y se harta, y su presencia se desdibuja quizás en cierta forma porque en la calurosa noche sabatina de Rosario era casi imposible mantenerse en pie sobre un piso que era -por sectores- una superficie enjabonada.

A la vez, los compañeros que tiene alrededor juegan sin brújula, como por instinto, atacan el aro sin sentido, sin esquemas, sin sistemas, y si los hubiese, se interrumpen o no se toman los caminos adecuados cayéndose en la improvisación constante y en un exacerbado interés por resolver de Tres.

 

Claro… otra temporada y seguimos con un particular modo de comunicar periodísticamente el presente y futuro de Echagüe en Liga Argentina desde la Institución (o Grupo Básquet Profesional…). Jones se fue en penumbras o tinieblas. Sin saberse el por qué concreto de su partida. Y las lesiones siguen estremeciendo las estructuras del plantel pero no se informan apropiadamente, entonces uno por allí juzga al entrenador y en verdad hay causas, hay razones para que esta temporada sea pésima.

 

Llegó a nuestros oídos esta semana -desde el seno íntimo- que las condiciones profesionales “no son ideales”, o de algunas carencias ligadas a lo que necesita, a lo que precisa un jugador de básquet profesional, pero NADIE SE EXPRESA CON CLARIDAD.

TODOS prefieren el murmullo, el “off the récord” y así es inevitable presuponer que imposible se solucione algo de lo que se plantea en charlas extra-cancha o extra-club.

 

No es una novedad. Es histórico. Y hubo temporadas en que los jugadores pasaban meses y meses sin cobrar o se los desalojaba de sus departamentos, casas u hoteles.

Tampoco en esas épocas se recurría al comunicado oficioso desde plantel y cuerpo técnico… En sí, la historia de la Liga Nacional en sus distintas categorías verifica pocas conductas VALIENTES de los profesionales a la hora de expresarse con elocuencia sobre lo mal que lo está pasando en tan o cual club, y entonces soportan lo insoportable, desde departamentos poco confortables, hasta viajes en el día o en condiciones de escasas comodidades, a falta de un Cuerpo Médico permanente y todo lo que ello conlleva.

 

Ni hablar de lo que se sigue sin hablar. Receso corto. Fixture que no permite recuperarse ni trabajar convenientemente en la semana. Estadios infernales para jugar en verano, con temperaturas extenuantes, pero peor aún con pisos mojados por transpiración o humedad imperante; y en invierno se convierten en congeladoras u onda queso gruyere en sus techos por lo cual suelen suspenderse partidos en días de lluvia.

Así, es común que los “Players” se lesionan, no juegan al 100 % o se van argumentando mejores ofertas laborales en otros países y es cotidiana la justificación del “razones personales”.

 

La Liga está mal en todas sus categorías y pocos o casi nadie hablan. De hecho, es muy loco… Se constituyó la flamante Asociación que nuclea a los periodistas del básquet argentino, y es notable como se han -coincidentemente, tal vez por una mera casualidad- acallado voces (de por sí excepcionales…), en vez de conseguirse que la expansión comunicacional se remarque y comencemos a tener los periodistas un protagonismo trascendente dentro del “circo” o del “show” de un Circuito Profesional que justamente necesita una REVOLUCIÓN en cuanto a su PROFESIONALISMO.

APREBA era el GRAN SUEÑO de todos aquellos que estamos en Liga desde el mismo arranque. Y un grupo de selectos colegas, con encomiable fervor, con loable predisposición, cimentaron sus bases mediante la suficiente firmeza. Por eso tal vez el primario efecto de incipiente desilusión es más fuerte para los que somos más viejitos en cuanto a denotar que en sus escasos meses de haber sido creada y conformada SIN OBJECIONES, no se vislumbra -por ahora- una acérrima intervención en lo que respecta a manifestar el nuevo cuerpo colegiado las transformaciones URGENTES que urgen cristalizarse en beneficio de un baloncesto rentado argentino con canchas semivacías y clubes que, siendo enero, deben hasta 4 meses de sueldos (o sea… que pagaron no más de dos meses, una vergüenza).

 

Y por estos pagos, hay algo que no está oliendo bien desde calle 25 de Mayo. La confidencialidad no sirve. Es como lo que hablábamos de Beltramo a comienzos de temporada… El técnico cordobés, al aseverar que él armó el plantel con lo que pidió, ya no podía excusarse.

La dirigencia cumplió con su parte elemental. Luego hay que conservar, mantener y hasta enriquecer todo, es cierto en lo táctico, en lo estratégico pero a la vez sin descuidar lo LOGÍSTICO. Por ende, si hay algún factor exógeno que conspira en el rendimiento del plantel y cuerpo técnico, debe darse a conocer ya que el Top Secret termina siendo tóxico, nocivo.

 

La gente merece saber por qué la plaza de Jones no se cubrió, volviendo a viejos malos hábitos. Merece saber también por qué hace tantos años se banca a Franco Barroso, un virtuoso interno -SIN DUDAS- pero que en cada Liga juega poco por consecutivas lesiones, causando casi constantes deterioro a sus compañeros que deben suplir esa ficha menos.

Y esa incertidumbre, ese estar habituados a ver a Echagüe perder más de lo que gana, implica estadio casi vacío en cada noche de básquet de Liga en Paraná.

 

No hay descensos y eso es un bálsamo… Sin embargo, duele, y mucho verlo a Echagüe pelear abajo y ni siquiera darse el gusto de ver desarrollarse a los pibes.

Y en esto el responsable es Beltramo. Incuestionable. Axiomático. No solo la tabla de posiciones es categórica. Las estadísticas globales e individuales hablan rotundamente. Pero al mismo tiempo repasen cada video y miren lo que ocurre cuando está en el campo Eugenio Zustovich y Arik Levín. Se defiende distinto, se ataca distinto.

 

Una más… Al equipo lo armó Beltramo. Y él decidió también por los extranjeros. ¿No pudo desde que se salvó del descenso la temporada anterior por una decisión “de escritorio”, seducir a juveniles de 2m00 para arriba?

Ya sabemos lo que le pasó a Echagüe con su Cantera, pero al parecer los únicos que reaccionaron fueron los padres, la nueva subcomisión del básquet amateur, mientras que el área profesional prosigue sin invertir adecuadamente en reclutamientos a mediano/largo plazo.

 

¿O será que cada vez más se acentúa lo de “la Liga es para el que puede no para el que quiere…”? Tienen la palabra… ¿Habrá algún valiente que se anime a explicar por qué Echagüe está último en una Liga Sin Descensos y ante rivales para nada “poderosos”?

Foto: Gentileza Face Oficial del AEC.-