Crearon una bandera que alerta sobre la presencia de tapiocas en la Costa Atlántica

La idea surgió por necesidad. “No teníamos cómo avisarle a la gente. Entraban al mar y salían lastimados por las tapiocas”, cuenta Federico Ávila, guardavidas del parador Boutique, ubicado en el límite de mar de Ostende. Junto a su compañero de casilla Emmanuel Cabrera decidieron crear una bandera para alertar a los turistas. Buscan que el resto de Pinamar se sume.

 

Una medusa grande de color violeta con manchas rojas y decenas más pequeñas alrededor. Así luce la nueva bandera. “La diseñó mi hijo de 9 años que se llama Mauro y vive en España, yo le pedí que la dibujara y después la mandé a imprimir”, sigue Ávila.

 

Si bien odian las tapiocas, ahora esperan que el viento del noreste las acerque a la costa para empezar a usar la bandera. “Queremos ubicarla abajo de la del estado del mar para que las personas estén advertidas y decidan si van a entrar o no en esas condiciones. Hay gente que es alérgica a estas aguas vivas que tienen el tamaño de una gota. Nos encontramos con chicos que, por ellas, salen del mar con los ojos rojos y picazón en las axilas”, dice Cabrera en charla con los colegas de Clarín.

 

Silvina, que es de zona sur y veranea en esa playa, celebra la iniciativa. “Me parece perfecto, especialmente por mi hijo. A los jóvenes les afecta bastante. Ya me pasó de verlo dejar el agua con ardor y dolor por las tapiocas”, cuenta. “Además, si se lo dice otro y no sus padres seguro va a prestar más atención”, agrega.

 

Mariel, que viene de Madariaga, también aprueba la bandera. “Me pasó de entrar y encontrarme con medusas varias veces y tengo una amiga que sufrió una reacción alérgica por las tapiocas. Creo que está bueno saber si están para prevenir”, suma.