Control de trazabilidad de granos y subproductos: más clausuras

El Ministerio de Agroindustria, a través de la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario, realizó inspecciones en Buenos Aires, Entre Ríos, Corrientes, Tucumán, Jujuy y Salta. Hubo clausuras y se retuvieron más de 16.000 toneladas de granos. Se procedió a la clausura de varios establecimientos y retuvo más de 16 mil toneladas de granos. Los detalles.

 

El motivo de realizar estos operativos, según indican desde Agroindustria, es con el fin de mejorar los parámetros de trazabilidad que regulan la operatoria del sector industrial de los granos y las legumbres, como así también la de proteger a la población de productos alimenticios que no cuenten con las certificaciones de registración sanitaria necesarias y obligatorias.

 

En Nogoyá, Entre Ríos, se procedió de igual forma con una planta de alimentos balanceados que no documentaba ningún movimiento de entrada y salida de mercadería en los libros oficiales y que comercializaba los productos alimenticios sin ninguna habilitación. En ese caso, se suspendió la titularidad de más de 1.350 toneladas de maíz, soja y sorgo.

 

En General Madariaga, se clausuraron: una planta aceitera y otra de alimentos balanceados. El motivo fue por diferencias entre el stock de planta y de los libros oficiales, falta de facturación de los subproductos, silobolsas no declarados y carecer de habilitaciones del Senasa. Como resultado de ese operativo, se incautaron más de 3.300 toneladas de maíz, soja, trigo y girasol.

 

En Goya, Corrientes, se clausuró una planta procesadora de arroz por operar sin el correspondiente Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA) y ninguna documentación comercial que respaldara su operatoria, por lo que se retuvieron 3.000 toneladas de arroz cáscara.

 

En San Miguel de Tucumán, clausuraron un molino de trigo y fraccionador de legumbres porque no cumplía con el Registro Sistémico de Movimientos de Granos y por eso no pudo establecer la trazabilidad de los movimientos de producción, lo que dejó bajo interdicción a 180 toneladas de granos y legumbres.

 

Siguiendo con las provincias del norte argentino, en Salta se retuvieron más de 8.400 toneladas de maíz y soja en un establecimiento de engorde de ganado bovino y avícola, donde se constató que en los libros oficiales faltaban más de 40.000 toneladas de cereales, por lo que se intimó a regularizar la situación.

 

En Santo Domingo, Jujuy, clausuraron una planta procesadora y fraccionadora de granos y legumbres que operaba sin matrícula de RUCA y se puso bajo interdicción más de 110 toneladas de maíz, trigo, porotos y lentejas.