Conflictos en Cancillería: Jorge Faurie le pidió la renuncia a su vice

Luego de varios meses de versiones, el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, le pidió la renuncia a su segundo, el vicecanciller Daniel Raimondi, un diplomático de larga experiencia especializado en asuntos económicos y negociaciones.

 

Aunque no se difundieron las explicaciones oficiales que motivaron la salida de Raimondi, los trascendidos indican que los dos funcionarios tuvieron una fuerte discusión el viernes, y que eso precipitó una decisión que ya tenía tomada el jefe del Palacio San Martín. El cambio cayó muy mal en el Ministerio, y sobre todo entre los diplomáticos de carrera que respaldan a Raimondi.

 

Raimondi cumplirá el año próximo los 60 años. Uno de los candidatos a sucederlo es Gustavo Zlauvinen, subsecretario de Política Exterior, quien en su momento negoció la candidatura del ex secretario de Seguridad Sergio Berni a Interpol por el lado de Cancillería. La otra versión da cuenta de que Paola Di Chiaro sería la nueva vicecanciller. Mano derecha del secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, hoy es subsecretaria de Asuntos Globales.

 

Faurie, por su parte, es el segundo egresado del Servicio Exterior de la Nación que asume como canciller. La dupla de diplomáticos de carrera en la cúpula de la Cancillería es inédita, porque los gobiernos suelen poner a políticos en el primer puesto.

 

Desde la oficina del Canciller señalaron que aún no hay reemplazante. “Ciclo cumplido para Raimondi”, dijeron. El funcionario había asumido en junio de 2017, junto a Faurie.

 

En la Cancillería en estos días hay un estado de fuerte malestar y nerviosismo y hay versiones de más cambios. Uno de ellos sería en la embajada en Alemania, donde su actual jefe, Edgardo Malaroda, se encuentra acusado por su personal de maltrato y abusos laborales. La embajada fue intervenida y Malaroda se encuentra sumariado, a pesar de que fue ascendido al máximo rango diplomático a fines de diciembre.

 

Otro de los temas conflictivos que estallaron este fin de semana fue la ausencia argentina en la cumbre de Montevideo por Venezuela. Fuentes extraoficiales afirmaron que había mucha molestia con el canciller por la ausencia argentina en la cumbre que organizaron los uruguayos y mexicanos con algún nivel de representación y que el fusible fue Raimondi. El sorpresivo viaje de Macri a Montevideo para hablar con Tabaré Vázquez no pasó desapercibido

 

Por otra parte, también generó molestia interna la difusión del estado en que trabaja el embajador ante Haití, Pedro Von Heiken. El viernes, se supo que se encontraba inmovilizado en la embajada y a puertas cerradas sin posibilidad de desplazarse porque no hay transporte, ni bancos ni supermercados. La violencia en la isla tiene poca difusión en la Argentina, pero es una de los grandes problemas regionales, hoy focalizados en Venezuela. Von Heiken fue llamado por varios medios pero no tenía permitido hablar.