Compiten en Pinamar a ver quién tiene la mejor barba

Son las cinco de la tarde y suena música house en el parador Boutique de Pinamar. De repente el sonido se corta y se escucha la voz de un hombre: “Estamos buscando las mejores barbas de la playa. Los que crean que tengan la mejor, pueden acercarse”. El show está a punto de empezar: una competencia de barbas en la arena.

 

El sillón de la barber truck, la única barbería móvil de toda la costa atlántica, que atiende Javier Luna, fue corrido hasta el medio de la playa, a metros del mar. Espera ansioso por recibir al primer candidato para el torneo, que ya se acerca. Malla rosa y chiva larga, su nombre es Lucas Spolador, 36 años, dueño de ese estilo desde hace seis años: “No la uso porque está de moda, la uso porque me gusta cómo me queda”, dice con sinceridad.

 

Como un desfile ahora el que llega es Javier López (35), que se parece a Mariano Castro, el cantante de Dread Mar I. Cuenta que es actor y con sus pelos al viento muestra mejor su look, que cambió para esta temporada: “El año pasado tenía la barba tupida, pero ahora la recorté y me dejé el bigote. Antes se usaba más en adultos, pero ahora veo bigote mucho más en los jóvenes. Me gusta que sea así”, dice para incentivarse a no ser el único.

 

Aprueba el estilista Luna, de impecable vestimenta blanca. Camisa, pantalón y ojotas todo del mismo tono. Levanta el pulgar para arriba. Le gusta. Mientras tanto deja algunos tips para cuidar el vello facial:

 

1. Preparar la piel: a partir de toallas calientes con aceites esenciales se realiza un masaje facial que permite abrir los poros del rostro. Luego se enjabona la zona con una brocha de pelo natural para higienizarla.

 

2. Con una navaja, emprolijar y marcar la barba: se afeita en el sentido del crecimiento del vello, poniendo el foco en la zona lateral.

 

3. Tonificar: se aplican paños fríos, para eliminar las impurezas y cerrar los poros. Este punto es clave para proteger la piel ante las agresiones del medio ambiente y el paso de los años.

 

4. Hidratar: para evitar que se irrite la piel, se puede distribuir una loción post afeitada y así cuidarla cotidianamente.

 

La competencia continúa. Ahora es el turno de Damián Acri, fanático de su barba mezclada con pelos blancos y negros: “Al natural”, dice y cuenta que para mantenerla impecable visita a un barbero quien, como su médico de cabecera, le receta aceites especiales para cuidarla: “Me la empecé a dejar desde hace dos años. Y con las cremas que me pongo me queda súper suave. Mis hijos de cinco y dos años juegan con ella, les divierte y entonces la sigo dejando igual”.

 

Estanislao Verón (23) está rodeado de amigos que lo incentivan a que se anime a sentarse en el sillón de la barbería. “Dale que ganás seguro”, le gritan. Barba larga, tupida, negra. Al final encara y hacia allí va. Lo aplauden. “Linda barba”, le dice Javier y le pregunta: “¿Está cuidada, no?”. La respuesta cae de maduro: “Sí, tengo mi peluquero al que visito una vez por semana”.

 

Estanislao es de Corrientes, de la ciudad de Goya. Dice que la barba le crece rápido y que le da fiaca afeitarse cada dos por tres, por eso se la deja larga, pero el cuidado es casi como el de un hijo recién´pen nacido: “La tengo que cepillar, lavarla con shampoo especial y cuando salgo me pongo alguna cera para darle el modelo que me gusta”.

 

Falta uno, el último. Se llama Santiago Ardanaz, es el barman de Súper XV, uno de los boliches de Pinamar. Look diferente, más “desarreglado”. Sin tanta dedicación: “Yo uso maquinita de afeitar, pero estoy pensando en ir a una barbería eh, estaría bueno, lo analizo”.

 

Termina la competencia. Hay que definir el ganador, pero cambian los planes. Todos se llevan un champagne para brindar con los amigos. Ganaron las barbas.