Cierra otro emblema porteño: la “Esquina Carlos Gardel”

La tradicional tanguería del Abasto porteño, en Carlos Gardel al 3200 (Abasto), bajó sus persianas luego de casi dos décadas. Se había convertido en un lugar obligado para los turistas. No pudo atravesar la crisis. Decenas de personas pierden su fuente de trabajo.

 

El rumor comenzó a correr el miércoles pasado a última hora y no pasó mucho tiempo hasta confirmarse. Por orden judicial, efectivos de la Policía habían comenzado a incautar el mobiliario de Esquina Carlos Gardel, una de las casas de tango más bellas y renombradas de Buenos Aires, poniendo punto final a su historia de diecisiete años.

 

La noticia causó conmoción entre los artistas del género tanguero, que se manifestaron muy dolidos en las redes sociales. Junto con bailarines, músicos y cantantes pierden su fuente laboral decenas de cocineros, mozos, administrativos, personal de limpieza y maestranza, de fotografía, costureras y más.

 

Según el diario La Prensa, para algunos de ellos era “un final anunciando” provocado por la situación general del país, una mala administración y la promesa de un mayor caudal de turistas (favorecidos por el fenómeno cambiario) que todavía no llega.