¿Calma que precede a la tempestad? El dólar se desaceleró

El dólar se tomó un respiro este martes como consecuencia de la inyección oficial de un gran volumen de divisas para calmar la demanda del mercado, tras haber subido desenfrenadamente los días previos por la crisis doméstica y de Turquía, a la que se sumó el resto de los mercados emergentes.

 

El Banco Central subastó u$s500 millones pero terminó colocando apenas u$s200 millones, y el precio del billete estadounidense cayó en la jornada alrededor de 1% en la City, tras haber subido el lunes 2,3%, en el que acumuló hasta ese día un incremento de 9% en todo agosto, y rozar los $31 al público en los bancos.

 

“No pasa nada, tranquilos”, dijo este martes el presidente Mauricio Macri, antes que abra la rueda cambiaria, luego de las medidas tomadas por el Gobierno el lunes, como la suba de la tasa de interés de referencia al 45%, y de la licitación mencionada de la entidad monetaria para calmar al mercado.

 

En los resultados, el billete mayorista afrontó una caída de 32 centavos (-1%) respecto a la jornada previa y se ubicó a $29,61. Incluso, llegó a desplomarse durante la jornada hasta un mínimo de $29,20.

 

Este retroceso se produjo un día después que la divisa estadounidense tocó su máximo nivel histórico de $29,93 en la plaza mayorista y de $30,68 promedio en la minorista.

 

Según fuentes bancarias, parte de la baja en la cotización de la divisa se puede atribuir a la subasta de divisas anunciada para este martes por un total de u$s500 millones de fondos propios del Banco Central.

 

En la misma, el BCRA terminó colocando u$s200 millones del total ofertado (menos de la mitad), a un precio promedio de corte que se ubicó a $29,4. Es decir, se vendieron estas divisas oficiales a un valor muy por debajo (21 centavos menos) del cierre.

 

“La demanda a precio de mercado fue menor a la esperada”, indicó la entidad monetaria conducida por Luis Caputo en un comunicado.

 

Cabe señalar que los inversores que compraron dólares en la subasta de la fecha sólo pactaron el precio, ya que la liquidación se hará mañana, miércoles, cuando se liberan los pesos hasta el momento invertidos en Lebac. En términos técnicos de la subasta fue de T+1.

 

“El Central no vendió más billetes porque estaban a precios por fuera del mercado, esto hizo que los bancos que se quedaron afuera salieran a comprar al precio de contado y lo hicieron subir hasta tocar máximos de $29,95 en pocos minutos”, resumieron desde ABC Cambios.

 

En el global, la demanda se hizo presente en el mercado ya que el volumen total operado subió 56% respecto a la rueda anterior para alcanzar los u$s719 millones, la cifra más elevada transada desde el 18 de julio.

 

La caída en el segmento mayorista repercutió en el minorista, ya que el promedio que surge de los principales bancos que operan en el microcentro porteño se ubicó en los $30,38, unos 30 centavos menos de la rueda anterior.

 

En tal sentido, el Banco Nación vendió dólares con un retroceso de 40 centavos en la cotización al público respecto a la rueda previa, al ubicarse a $29,10 para la compra y $30,10 para la venta. También el Patagonia marcó un mínimo al ofrecer el billete a $30.

 

Los precios máximos encontrados en la City fueron encabezados por los $30,80 del Galicia, seguido por los $30,60 del ICBC y los $30,57 del Credicoop.

 

“Marcada volatilidad y cambios bruscos en la cotización fueron las características de la primera jornada con la reaparición de las subastas del Banco Central”, dijo Gustavo Quintana, operador de PR Cambios.

 

Y resumió que la divisa norteamericana terminó perdiendo cerca la mitad de la suba registrada el lunes. En general, esta jornada el mayorista tocó un mínimo de $29,20 y un máximo de $29,95, algo que demostró la gran dispersión de precios.

 

En el segmento informal, el blue cayó 40 centavos para negociarse a $29,30, igualmente se ubicó más de un peso (-3,6%) por debajo del promedio minorista oficial.

 

Este posicionamiento de la divisa informal por debajo del dólar de los bancos se debe a que la demanda de divisas se produjo entre grandes empresas que salieron días atrás del país a través de los canales formales, en cambio en las cuevas los negocios y solicitudes minoristas estuvieron sin variaciones.