Bahl: “Cuando el Estado está cerca, es posible crecer y proyectar”

Ya no es sólo fútbol lo que llena de gurises el predio y la tribuna del Sportivo Urquiza, aunque siga siendo un semillero de éste deporte a nivel local. Desde hace un tiempo, varias actividades y propuestas llaman la atención y motivan el acercamiento de nuevos socios al club, familias vecinas que encuentran en ahí un espacio de pertenencia. “Nos acercamos al Sportivo Urquiza para darles una mano. Tenemos un programa que nos permite estrechar lazos con estas instituciones, acercarnos, potenciar las ideas y los proyectos que tienen”, explicó el vicegobernador Bahl.

 

“En Paraná hay alrededor de 80 clubes deportivos y sociales. Todos conocemos un puñado, los más renombrados, o los que nos quedan cerca de casa. Pero en toda la ciudad, dispersos en el territorio, hay instituciones históricas que fueron el corazón de cada barrio en distintas épocas, épocas de gloria y otras no tanto. Los clubes que están insertos en los barrios más vulnerables de Paraná, viven y conocen la realidad de las familias, de los chicos, de los jóvenes. Y saben que hay que luchar sin tregua para no perder a ninguno”, explicó.

 

“Vecinos del barrio, hombres y mujeres con ganas de trabajar, se hicieron cargo de la comisión directiva y una idea trajo la otra. Los proyectos se fueron encadenando y así se fueron sumando diversas disciplinas”, explicaron los dirigentes.

 

Algunas se practican en el polideportivo, otras el patio y otras en los salones. Las instituciones de la ciudad también vieron que en el club del barrio La Floresta tendrían el espacio que a ellos les faltaba y se acercaron a firmar convenios de cooperación, como es el caso de Aspasid, organización con la que inaugurarán una nueva etapa, la que tendrá como eje la integración.

 

El aumento de la cantidad de socios es un hecho para celebrar, pero también requiere de mucho trabajo para lograr la misma expansión en materia de infraestructura y esa situación es el desvelo de los dirigentes.

 

“La visita del “Beto”, es muy gratificante. Tenerlo en el club y poder mostrarle y contarle el trabajo que estamos haciendo, las nuevas disciplinas que tenemos para contener a los chicos y los proyectos en los que estamos trabajando”, dijo el presidente del club, Pablo Ayala.

 

“Hoy el Club tiene 1.000 socios. Cuando comenzamos eran 300 y eso nos da fuerzas para seguir trabajando, ver que lo que nos propusimos se cumple. Cuando ingresamos queríamos lavarle la cara al club y lo estamos logrando. Tenemos ganas de ir por más, hacer un merendero, un ropero solidario, mejorar las instalaciones de los quinchos y porque no, una pileta” contó el dirigente.

 

Y tras repasar los logros y los anhelos, resaltó que “siempre que el Estado se quede al lado de nosotros es posible seguir creciendo, porque no venimos a los clubes solamente a buscar conquistas deportivas, los chicos vienen por mucho más que eso y nosotros tenemos que trabajar y prepararnos para eso”.

 

Sportivo Urquiza tiene 93 años y es una referencia para la barriada de la Floresta. El club, como todas las instituciones, ha sufrido diversas vicisitudes, pero hoy aflora no solo su inmenso tinglado o los cánticos de las tribunas, sino las ganas de seguir creciendo.

Fuente: Prensa Vicegobernación.-