Alumbrado Público: un servicio cada vez más deficiente

Desde el área Prensa de la Municipalidad de Paraná se continúa digitando, manipulando un volumen informativo ridículo. Se publican reportes respecto a reparaciones, pero contradictoriamente aparecen los desperfectos, los inconvenientes, las deficiencias de servicio. Como si fuese una burla.

 

Por estas horas, desde la Comuna capitalina se habla de las intervenciones realizadas en diferentes puntos de la ciudad, comprendiendo reparaciones, ejecución de pozos y hormigoneado para la colocación de columnas.

La Municipalidad de Paraná trabajó en la reparación del alumbrado público en calles en diferentes arterias. A saber: Santos Domínguez y Pacto Unión Nacional; Federal entre Parkinson y Garrigó; vecinales Intendente Presidente Perón; Las Bases; Cuenca de Unamuno; Rondeau entre López y Bourrat, barrio Anacleto Medina Sur; calles Unamuno 926; Medus y Antelo; Toledo; Onetti 2162 y Vecinal Corrales.

 

Por otra parte, se trabajó en las tareas previas para la colocación de nuevas columnas, en avenidas Ramírez y de las Américas.

 

Cual paradoja, mientras se pide el ahorro energético en todo el país, por una harto elocuente falla de un dispositivo del alumbrado público obsoleto, se registra a diario -desde hace años- un inconmensurable derroche de energía eléctrica en cientos de luminarias a lo largo y ancho de esta Capital.

 

El Estado municipal no da el ejemplo y al parecer desde Nación no hay control y mucho menos sanciones. O sea, todos cómplices.

En pleno día y cotidianamente pueden observarse las luminarias de calles, boulevares, avenidas encendidas las 24 horas, en contraposición con los cortes de luz y caídas de tensión generando múltiples perjuicios a vecinos y comercios.

 

Una sumatoria de despilfarro, irresponsabilidad, inoperancia, negligencia e indiferencia cuyas consecuencias recaen, como siempre, en la ciudadanía.

Contradictoriamente, por la noche, varias zonas de Paraná lucen con muy poca iluminación.

 

De este tema venimos hablando hace MUCHOS AÑOS. Han sido casi una decena de espacios especiales los que hemos dedicado, y NO HUBO SOLUCIÓN.

Siglo XXI. La tecnología podría ser utilizada sabiamente propendiendo no solo a que este desperdicio, ésta dilapidación condenable deje de perjudicar al erario público, sino también a que, a partir de un reacondicionamiento general, se busque economizar, ahorrar, y SEGURAMENTE al variar positivamente el consumo energético también mejorará el sistema eléctrico que cada domicilio, cada comercio, cada empresa, cada institución consume periódicamente.

 

Es tiempo que el Estado tribute el EJEMPLO. Ya basta de palabras huecas… Basta de informaciones vacías surgidas desde un área contradictoria donde hay responsables que dicen tener más poder de decisión que el propio presidente municipal.

Más autocrítica amigo intendente. Y más ATENCIÓN ya que hay asesores, hay funcionarios que le están pateando en contra.