Allanaron el Sanatorio de la Trinidad: no había videos ni imágenes de la endoscopía a Débora Pérez Volpin

No hay registro en video de la endoscopía tras la cual murió la periodista Débora Pérez Volpin. Tampoco imágenes para aportar a la investigación sobre qué ocurrió en el Sanatorio de la Trinidad. Ese es uno de los resultados que arrojó hoy el allanamiento ordenado por el juez Gabriel Ghirlanda. El magistrado, por pedido de la querella, dispuso que se busque en centro médico del barrio de Palermo el equipo de endoscopía, el disco rígido y el CD donde tenía que ser registrado el procedimiento realizado el pasado martes, pero no se encontró el material.

 

Según confirmaron fuentes del caso, el departamento de Cibercrimen de la Policia de la Ciudad descubrió que la máquina no grabó la operación, por lo que no hay imágenes de lo que sucedió en los 18 minutos que pasaron entre el ingreso de la periodista al quirófano y su salida, ya sin vida.

 

El aparato de endoscopía está conectado a una computadora en la que se ven las imágenes que capta el artefacto. Cuando se observa algo irregular, se hace una captura de pantalla de ese video y se guardan las imágenes del paciente.

 

¿Qué pasó entonces? Una información se que maneja por estas horas es que no hubo capturas de imágenes ya que apenas comenzó el estudio tuvieron que sacar el endoscopio porque la salud de la periodista se agravó.

 

De todas maneras, se secuestró el endoscopio con su procesador, CPU y dos sondas. Además, se retiró información digital e impresa de los estudios realizados a Pérez Volpin, entre ellos una colangio-resonancia y una tomografía computada.

 

Una de las hipótesis de la familia de la periodista es que el equipamiento utilizado para realizar la endoscopía no estaba en condiciones de ser utilizado. Restará, ahora, con el aparato en poder de la Justicia, determinar eso.

 

Los denunciantes sostienen que Pérez Volpin llegó sin complejidad previa y falleció en pocos minutos a causa de un paro cardiorrespiratorio.

 

Durante el primer allanamiento, la policía se llevó del sanatorio la historia clínica, el libro de enfermería y la hoja de guardia. La causa en la que se investiga la muerte de la legisladora porteña está caratulada como “homicidio culposo”.